jueves, 16 de junio de 2016

Jefe policial admite delincuencia es una “epidemia” Plan Estratégico cree patrullaje mixto es “imprudencia política”


Redacción/ La Informacion
SANTO DOMINGO. El jefe de la Policía Nacional, mayor general Nelson Peguero Paredes, admitió que la delincuencia se ha convertido en una epidemia, como consideró la mañana de ayer, el empresario José Luis Corripio Estrada (Pepín). “Yo estoy totalmente de acuerdo con él, y precisamente eso estamos haciendo nosotros, vamos a ser enérgicos contra la delincuencia”, dijo Peguero Paredes.

El jefe policial admitió, además, que la imagen de esa institución no está en sus mejores momentos frente a la confianza de la población.

En ese sentido, consideró que esa debilidad debe ser un reto a superar para los 38,000 miembros de la Policía, la cual dijo debe hacer una reforma profunda con la que, dijo, esta comprometido de manera personal.

Peguero Paredes habló al dejar inaugurado un Centro de Atención al Ciudadano en la Plaza Sambil, en el cual se implementará un sistema automatizado de recepción de denuncias.

La mañana de ayer, el empresario José Luis Corripio Estrada (Pepin) dijo que la delincuencia se ha convertido “en una epidemia” que hay que contrarrestar con energía y con la ley.

Indicó que todas las encuestas ponen en primer lugar la preocupación del pueblo dominicano por la delincuencia, lo que calificó como “una calamidad” porque hace que la ciudadanía viva en constante temor.

Plan Estratégico cree patrullaje mixto es “imprudencia política”
El director ejecutivo del Plan Estratégico de Santiago, doctor Reynaldo Peguero advirtió ayer que la “aventura” de enviar   a las calles miles de guardias y policías en uniformes camuflados de guerra, sin plan, ni normas institucionales claras para enfrentar la delincuencia y criminalidad no dará resultados, pero además, “es una imprudencia política”
  
En cambio cree que si se fortalece el programa Barrio Seguro en su concepción original, la aceleración del sistema 911 en Santiago, un fondo nacional y provincial y un control riguroso de la circulación caótica de motoristas y motoconchistas, se logra más impacto en seguridad ciudadana.
 
Sostuvo el doctor Pequero que mientras la decisión presidencial impone orden en un área sensible: el tránsito y transporte del crimen; la movilización de tropas es un acto de guerra que impone riesgos que habrá que calcular para calmar una opinión pública hastiada por la irresponsabilidad e ineficiencia de las fuerzas del orden público. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario