martes, 30 de septiembre de 2014

Más pruebas contra pedófilo británico que abusó de niños en Camboya

Las inquietantes imágenes muestra al abusador sexual del Reino Unido en diversos momentos en los que camina de la mano junto a una niña camboyana de 11 años, antes de llegar a una habitaciónque había alquilado para cometer la violación a la menor de edad.
El pedófilo se encuentra actualmente en la cárcel a la espera de un juicio, acusado de haber cometido actos indecentes contra menores y del pago por prostitución infantil.
Bajo una vigilancia encubierta, las fotografías muestran al galés paseando tranquilamente por las calles Phnom Penh, capital de Camboya, seguido de una niña de 11 años de edad.
En un determinado momento, ambos suben por una escalera hasta la habitación del hotel que había sido rentada.
La menor le dijo más tarde a la Policía que un hombre le pagó sólo tres libras esterlinas (el equivalente a casi cinco dólares) por tener sexo con ella, quien reveló que ha sido abusada sexualmente un total de cuatro veces.
En otras escenas, Jones, nacido en el sur de Gales, es seguido por otros tres menores de entre ocho y nueve años de edad promedio que forman parte de una familia pobre del lugar.
Los niños siguen al adulto hasta un restaurante, donde Jones asegura que les compró pizza y helado, según publica el periódico Daily Mirror.
Los padres de los menores aseguraron que Jones les ofreció llevarse a sus hijos a cambio depagarles la renta de su vivienda, pero ellos no aceptaron aunque le permitieron al pedófilo británico pasar un tiempo con los niños.
Las menores de edad siempre afirmaron que el abusador sexual galés las tocó en forma inapropiada.

Delante de su novia
En las imágenes también se puede observar al hombre cuando es detenido por la Policía en una parada de taxis justo delante de su novia, una joven camboyana de 22 años.
Jones se encuentra ahora en la famosa prisión de Prey Sar, también de Camboya, a la espera de que comience el juicio en su contra.
El hombre ha sido acusado de realizar actos indecentes contra menores y por el pago de prostitución infantil, y si es hallado culpable podría recibir una condena de ocho años de cárcel.
Una de sus presuntas víctimas fue trasladada a un alojamiento seguro, mientras que las otras tres fueron devueltas a sus familias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario