jueves, 24 de julio de 2014

Tras recibir la inyección letal, tardó dos horas en morir


Joseph Wood, un reo en el estado de Arizona condenado a pena de muerte por un doble asesinato, falleció el miércoles casi dos horas después de recibir la inyección letal. Sus abogados trataron de detener la ejecución en una petición de emergencia en la que alegaron que su cliente había estado agonizante durante más de una hora.
"Solicitamos respetuosamente que este tribunal detenga la ejecución y requiera al Departamento de Correcciones que use las provisiones para salvar vidas en su protocolo", afirmaron los abogados en su solicitud de clemencia.
"Todavía está vivo. Esta ejecución viola el derecho del señor Wood garantizado en la Octava Enmienda (de la Constitución) de ser ejecutado sin un castigo cruel o inusual", añadieron los abogados.

El fiscal general del estado declaró muerto a Wood antes de que el tribunal se pronunciara sobre la petición de sus letrados.
El suceso llega tras la ejecución el 29 de abril del preso Clayton Lockett en Oklahoma, que se alargó cuarenta minutos tras la inyección de la combinación letal. Los problemas surgidos durante la ejecución de Lockett generaron una gran polémica y llevaron al presidente Barack Obama a pedir al secretario de Justicia, Eric Holder, un "análisis" de los métodos con los que se aplica esa sentencia.
Los abogados de Wood presentaron varias apelaciones en los últimos días para detener la ejecución que fueron denegadas por el Tribunal Supremo de los EEUU.
El Tribunal Supremo de Arizona aplazó la ejecución este miércoles para considerar una apelación de último minuto que sostenía que la representación legal del reo durante su sentencia no había sido adecuada, pero decidió finalmente proceder con el proceso.
Wood nació en Texas en 1958 y creció principalmente en Missouri y Tucson. Pasó seis años en la Fuerza Aérea de los EEUU, pero tuvo problemas emocionales y con el alcohol que pudieron haber sido exacerbados por una serie de lesiones en la cabeza de accidentes de coche y moto.
Fue condenado a la pena de muerte por el asesinato a tiros en 1989 de Debbie Dietz, de 29 años, y su padre,Gene Dietz, de 55, en un centro de reparación de automóviles en la ciudad de Tucson.
El reo había mantenido una relación complicada con la joven durante la que abusó de ella de forma reiterada. La mujer trató de poner fin a la relación y obtuvo una orden de protección frente a Wood.

No hay comentarios:

Publicar un comentario