lunes, 16 de septiembre de 2013

Falta de políticas en tránsito causa caos en Santiago

Santiago. La lucha por el control de las rutas del transporte urbano, unido a la falta de una política de seguimiento del tránsito municipal, alejan la ciudad de Santiago de una solución vial esperada por décadas.Con el crecimiento de más de un 300% del parque vehicular en los últimos 12 años, según datos del Plan Estratégico de Santiago, la población encara muchas dificultades para el desarrollo urbano, debido a que los problemas para la movilidad en el tránsito, alejan a las inversiones del centro de la ciudad. 
El director regional de la Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet), coronel Félix Fortuna Luna, dijo que se hace necesaria la participación y el esfuerzo de todos los sectores para mejorar la movilización vial. 



El oficial policial destacó la efectividad de los programas puestos en marcha para mejorar el flujo del transporte, en los puntos neurálgicos  de la creciente metrópolis y precisó que en su gestión ha sido de mucha utilidad, el consenso entre estos sectores que convergen en las actividades cotidianas de la ciudad.



Política de Estado



Juan Marte, presidente de la Central Nacional de Trabajadores del Transporte (CNTT), advirtió que debido al peligro que representan los accidentes de tránsito en República Dominicana, es necesario que el Gobierno procure soluciones de Estado para hacer más viable el movimiento vehicular. 



Dijo que esas acciones son más necesarias en ciudades con mucha actividad socioeconómica, en especial una ciudad como Santiago, donde convergen 29 rutas del concho urbano, de las cuales el 50%, tocan el centro de la ciudad. 



En 2004, los carros con permiso para el transporte urbano eran 4,784, sin incluir la circulación de los vehículos no registrados por las autoridades municipales, responsable de la fiscalización del transporte urbano en la ciudad. En 2011,  la cantidad de carros registrados en el Ayuntamiento de Santiago era de 6,370, pero en la actualidad son cerca 7,000 los vehículos públicos registrados en los corredores del concho urbano. Marte destacó que junto a este crecimiento, en Santiago no habido una política de transporte que permite mejores facilidades para el desplazamiento.



“A pesar de que en Santiago tenemos uno de los sistemas de transporte de servicio público más organizado del país, tenemos muchas cosas que corregir, por ejemplo, calles angostas, calles hechas para coches, tirados por caballos, que resultan insuficientes para los más de 150 mil vehículos que entran al llamado casco  urbano”, afirmó Marte.



Mientras que en los corredores de las rutas del transporte público los choferes imponen la ley en el día a día, la Amet, con una matrícula de 185 agentes para la ciudad de Santiago, hace ingentes esfuerzos por poner el control. 



Los técnicos de la institución de control vial han identificado al menos 16 puntos críticos en el movimiento vehicular. A estos puntos se suman zonas que se tornan vulnerables en las llamadas horas pico, que son las de entrada y salida de los centros laborales, en centros educativos, instituciones de servicios y otros puntos. La situación se vuelve más crítica debido a que las rutas del concho imponen su ley y agudizan el problema.



Entre los puntos de conflictos cuentan la intersección de las avenidas Presidente Antonio Guzmán y Hermanas Mirabal, intervenida por el ayuntamiento hace varios meses, Antonio Guzmán con Boy Scout y la Circunvalación con Fortaleza San Luis.

A pesar de medidas el tránsito sigue caótico
Otros puntos conflictivos son las intersecciones formadas por las avenidas Bartolomé Colón con 27 de Febrero, calle Germán Soriano, la Salvador Estrella Sadhalá y Padre Las Casas. También la Salvador Estrella Sadhalá con Yapur Dumit y la Circunvalación (La Fuente), intervenida por el ayuntamiento y la Salvador Estrella Sadhalá  con Villa Olímpica, entre otras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario