jueves, 8 de septiembre de 2011

Taxistas dejan la noche por temor a la violencia

      

AddThis Social Bookmark Button
De 2,300 taxistas que ofrecían servicio durante la noche, solo quedan 400. El resto se retiró como consecuencia de la inseguridad en las calles y que ya ha costado la vida a 34 de ellos en el país, de 2005 a la fecha.
En esencia, la cifra significa que el 82.7 por ciento de los taxistas que trabajaban en horario nocturno en 2005 cambiaron de horario o abandonaron el oficio cuando empezó una serie de homicidios contra los trabajadores de ese sector. Solo un 17.3 por ciento sigue transportando personas de noche y de madrugada, que es cuando sucede la mayoría de los asaltos y homicidios.
Juan Marte, de la Central Nacional de Trabajadores del Transporte (CNTT), dijo que se hace necesario implementar acciones que garanticen la vida de los ciudadanos y que no se puede continuar con un Código Procesal Penal garantista, que permita que un individuo como el asesino de la taxista Altagracia Regalado ande en las calles, a pesar de que contaba con 18 fichas.
Altagracia fue degollada el pasado domingo por varios hombres que abordaron su vehículo. Ella era la unidad 34 de Taxi Familiar y manejaba una CRV verde de su propiedad que fue recuperada en la ciudad fronteriza de Dajabón en manos Juan Ramón Peña Ortiz, que de acuerdo a la policía tiene un prontuario de ocho fichas.
“Esta espiral de violencia, sobre todo en el sector taxi, comenzó en el año 2005 con el asesinato de la unidad 55 de Rino Taxi y continúo hasta la fecha con la vida de 34 taxistas. Se han hecho algunos esfuerzos de parte de la fiscal y algunos generales de la Policía”, asegura Marte.
Proyecto. Marte espera que el nuevo director del Comando Cibao Central, Francisco Romer López, reasuma el proyecto que habían diseñado con su antecesor, el general Juan Ramón de la Cruz Martínez, para que unos cinco mil taxistas tuvieran un sistema de comunicación directa con la Policía y con las demás compañías para socorrer al compañero en peligro.
“La intención es que cuando uno de estos trabajadores del transporte estuviese en peligro, se pudiera socorrer y salvarlo de un ataque”. El transportista dijo que esta es una situación que amerita medidas contundentes y drásticas para erradicar el crimen y la inseguridad que amenaza a las personas que solo buscan ganarse la vida de manera horrada, como son los choferes del concho urbano, sub urbano y los taxistas.
Para Milton López, de Taxi Familiar, la situación de la violencia resulta motivo de alarma. “Es preocupante que surja otra ola de ataques y asesinatos a los taxistas como en el año 2005. Esa vez las asociaciones hicimos movimiento y logramos que se llevaran a la justicia al menos cinco asesinos que guardan prisión de 20 y 30 años”.
Otros afectados. El motoconchista Eli Osoria Trinidad, miembro de un sector del transporte que tienen víctimas de los atracos, dijo que los ladrones están acabando con todo. “La situación es tal que uno no puede salir a ganarse el pan de cada día en paz”.
Para mejorar esta situación, cree que hay que cambiar gente de la Policía y que se tomen medidas contundentes para acabar con esta delincuencia que atemoriza a la población. “A nosotros nos quitan los que nos ganamos, hasta el motor y en ocasiones hasta la vida”.
Santiago alcanzó en 2010 una tasa de 20.74 homicidios por cada cien mil habitantes, para una población estimada de 1 millón 46 mil 182 personas. Unas 256 muertes violentas tuvieron lugar en la provincia. En 2009, la tasa llegó a 25.00.
Crimen contra choferes
De la violencia y los hechos delincuenciales no escapan los choferes del concho o los dirigentes sindicales. El pasado día 10 de julio fue herido mortalmente Ismael Sandoval, secretario general de la Ruta G, quien fue tiroteado cuando salía del Club Mambuiche de Gurabo y murió al día siguiente. Aunque la Policía ha investigado al menos a 50 personas en relación con el caso, no hay detenidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario